Trabajo en tiempos de pandemia: ¿Cómo nos adaptamos?

Trabajo en tiempos de pandemia: ¿Cómo nos adaptamos?

La nueva normalidad derivada de la pandemia ha obligado a las empresas a buscar alternativas para cuidar la salud de sus colaboradores, siendo la práctica más popular el Home Office. Esta nueva modalidad de trabajo requiere de un uso eficiente de las TIC para maximizar la comunicación sin afectar los procesos cotidianos. Sin embargo, este esquema no es funcional para todos; por ello, ahora te contaremos sobre los pros y contras del Home Office, y cómo puedes hacer que tu equipo trabaje de forma óptima sin exponerse.

Las ventajas…

De entrada, la idea de trabajar desde casa parece súper atractiva, andar en ropa cómoda o pijamas, snacks cuando quieras, sin tráfico ni gastos de gasolina. ¡¿Y qué decimos de los horarios?! Al ahorrarte horas de traslado tienes más oportunidad de pasar tiempo con tu familia, mascotas, o incluso hacer otro tipo de actividades que no puedes permitirte al acudir a la oficina.

Las desventajas…

Ahora bien, ser eficientes desde casa es todo un reto, pues no siempre es el lugar ideal para trabajar, principalmente porque lograr concentrarse y ser productivos es todo un reto cuando tienes cerca tantos distractores como la televisión, familia y quehaceres pendientes. Necesitas mucha disciplina y un espacio a prueba de distracciones para aislar tu mente de las necesidades de tu hogar y terminar tus pendientes a tiempo.

Hablando de tiempo, mientras haces Home Office es difícil delimitarse a un horario, de pronto te encuentras resolviendo problemas de la oficina cuando acabas de despertar o ya muy tarde por la noche, e incluso lavando vasijas cuando deberías estar enviando un correo. En este ambiente es posible que tu trabajo se vuelva parte de tu día, y si no consigues separarlo de tu vida personal será contraproducente.

Otra gran desventaja es que no siempre tenemos las mejores instalaciones para hacer nuestras tareas a gusto, el internet falla, se entrecorta el audio en una junta importante, se va la luz o hay mucho ruido en el entorno. Estas son solo algunas de las complicaciones realmente comunes para los que trabajan desde casa.

Además, el Home Office trae afectaciones a tu bolsillo, pues se incrementan algunos gastos. Ahora todos los insumos van por tu cuenta y aumentan la tarifa de luz, agua y gas.

Finalmente, la limpieza y orden de tu espacio son tu responsabilidad, como a nadie le gusta trabajar en un espacio sucio, deberás administrarte para mantener un ambiente en buenas condiciones.

¿Y qué podemos hacer?

Dadas las medidas de seguridad que se tienen en la nueva normalidad una recomendación acertada es dividir nuestros equipos, ¡sí! Que una parte trabaje desde casa, en las tareas que quizás no requieren tanta comunicación, mientras que la otra parte esté en oficinas adecuadas para mantener su seguridad y poder desarrollar actividades más críticas de forma eficiente.

¡Anímate! Explora con tu equipo qué es lo que funciona mejor para todos y busca soluciones que te ayuden a incrementar la productividad y ganancias de tu empresa en estos tiempos de crisis.

 



Open chat
Contáctanos por WhatsApp!